29 DE enero, 2018

Acero corten: ¿cómo funciona el metal anticorrosivo?

Acero corten: ¿cómo funciona el metal anticorrosivo?

Autor: MetalTec

¿Tienes en mente un proyecto de acero, pero temes a la corrosión? No eres la única persona. La amenaza de agentes corrosivos es una de las preocupaciones más comunes con las que vienen a nosotros nuestros lectores. Es una problemática fácil de enfrentar, sin embargo, una de las formas para prevenirla es con el acero corten.

En pocas palabras: el acero corten evita la corrosión al permitir que se forme una pequeña capa de óxido que sirve como cubierta protectora. Así es: evita la corrosión con corrosión.

Acero corten: estructuras metálicas anticorrosión

La historia del acero corten se remonta a hace casi un siglo. En 1933, la empresa United States Steel Corporation patentó un grupo de aleaciones de acero cuya composición química las hacía resistentes a la corrosión y los registró bajo la marca COR-TEN.

El nombre fue en su momento una abreviación de las dos propiedades clave del material: resistencia a la corrosión y fuerza de tensión. Hoy en día su uso ha pasado a ser tratado como un genérico, similar a marcas como Post-it y Velcro.

El material, además de hierro, incorpora varios elementos para funcionar como lo hace. Estos son los siguientes: cobre, silicio, manganeso, fósforo, sulfuro, cromo, carbono y vanadio.

La composición original, carente de vanadio, se identifica con el código A242 en la nomenclatura internacional ASTM. A lo largo de los años se han llevado a cabo modificaciones en su composición con la intención de refinar su funcionamiento, de tal manera que hoy tiene las denominaciones A588 y A606.

Este tipo de acero está diseñado de tal manera que su composición química la hace resistente a la oxidación. A través de la selección y distribución de los elementos presentes en la aleación, se forma de manera natural una capa de oxidación en la superficie del material al ser expuesto a la intemperie. Esta cobertura protege al resto de la estructura de elementos corrosivos como agua y aire. Eventualmente la capa se deteriora, pero se encuentra en constante regeneración.

Una estética única

El acero corten está con una función práctica: diseñado para ser resistente a la corrosión. Sin embargo, lo peculiar de su acabado le hace particularmente popular con arquitectos y diseñadores en busca de un material con apariencia única.

El oxidado natural del corten resulta atractivo para muchos. Su apariencia rústica -literal y figuradamente- lo hace atractivo para monumentos, esculturas y edificaciones.

Recomendaciones

Es importante utilizar el material de la manera y en el contexto para los que está diseñado. Oficialmente, no se recomienda utilizar acero corten en ambientes saturados de sal, particularmente húmedos, con frecuente neblina o con altas cifras de precipitación. El metal "requiere ciclos alternantes de seco y mojado" para formar la capa protectora.

Si una estructura está en un espacio ambientalmente adecuado, y tiene un diseño que busque la estética del acabado, entonces el acero corten puede ser la mejor forma de evitar corrosión.

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X