26 DE enero, 2018

Las causas más comunes de corrosión en estructuras metálicas

Las causas más comunes de corrosión en estructuras metálicas

Autor: MetalTec

La corrosión es un fenómeno natural ocasionado por la inevitable humedad que el oxígeno produce en su integración con el aire. En caso de que tengas dudas del nivel de problemática que esto llegaría a producir en tus proyectos, es importante aclarar que la corrosión se puede evitar sin complicaciones. Las construcciones independientemente del tipo de material con el que estén elaboradas deben contar con sistemas de protección, puesto que ninguna es totalmente invulnerable a los factores ambientales. Como cualquier cosa en el mundo todo producto necesita mantenimiento para alargar su periodo de vida. Entonces ¿por qué no cuidar tu obra de manera proactiva y así asegurar que se mantenga 100% funcional a lo largo de los años?.

La investigación de los métodos de protección en estructuras metálicas se ha vuelto un tema necesario en la actualidad. Gracias a las mejoras que se han generado entorno al tema de protección estructural ahora puedes crear obras más seguras y de manera mucho más simple. Pero lo ideal es irse por puntos, así que antes de mencionar la mejor alternativa de protección contra la corrosión, sería conveniente repasar las causas principales por las cuales se produce. Te recomendamos tomar nota.

Factores que causan la corrosión en estructuras metálicas

La corrosión depende en gran porcentaje de la humedad y de la cantidad de substancias agresivas que se encuentran en la atmósfera. Te recordamos que independientemente del material que tengas planeado utilizar en tu proyecto, el factor ambiental podría afectar a cualquier tipo de estructura. Así que en realidad, la clave está en elegir las alternativas más cómodas para combatir dicha problemática. Ya aclarado este punto, los tipos de corrosión más comunes producidos por agentes externos en el medio ambiente son:

  1. Corrosión química: reacciones gaseosas o líquidas en el medio ambiente.

  2. Corrosión electroquímica: corriente eléctrica por combinación del hierro con otros elementos generando oxidación.

  3. Corrosión atmosférica: agresividad del medio ambiente producido por la industria.

  4. Corrosión acuosa: producida por los componentes del agua y concentraciones altas de sales solubles y materias orgánicas.

  5. Corrosión por el suelo: producida por los ácidos existentes, contenido de humedad, sales, oxígeno y bacterias.

En términos más simples las causas principales de corrosión son:

  • Humedad relativa al aire

  • Temperatura elevada

  • Existencia de sustancias en suspensión en el aire que con la humedad generan un medio electrolítico.

  • Corrientes eléctricas erráticas

A pesar de que la corrosión pareciera ser algo difícil de combatir, lo es totalmente. Para evitar que el óxido afecte a cualquier obra que tengas en puerta es necesario emplear tratamientos de preparación de la superficie, sobretodo en estructuras metálicas donde el empleo del siguiente tratamiento te producirá  mejores resultados.

Aplicación de pintura de protección

La barrera de protección se realiza por un recubrimiento uniforme y continuo que no permitirá que el oxígeno llegue hasta el acero. ¿De que forma? muy sencillo, primero se debe aplicar una capa interior que contenga partículas metálicas activas que puedan combinarse con el oxigeno antes que con el hierro. De esta manera evitarás que en caso de presentarse algún pequeño poro en la estructura la corrosión entre por dicha cavidad (situación que difícilmente se presentaría con mano de obra experta en estructuras metálicas).

Básicamente las pinturas impiden la destrucción prematura de la capa activa y los compuestos de las dos capas deben tolerarse químicamente. Un buen recubrimiento con anticorrosivo debe durar unos 10 años, después de un tiempo solo sería necesario renovar la capa de acabado. No obstante, si anualmente se cuidan los pequeños deterioros que se produzcan, el plazo de mantenimiento en general de toda la pintura se alargará de forma sustancial. 

La calidad en el material influye

Existen en el mercado aceros de baja aleación en los que la oxidación de la superficie crea una capa de óxido protectora que impide el progreso de la oxidación, lo ideal es buscar empresas dedicadas a la fabricación y montaje de estructuras metálicas con años de experiencia en el sector.

Las importantes ventajas que el acero ofrece en el panorama actual del sector constructivo te permitirá ser parte de construcciones con características más resistentes, funcionales y modernas. Por ejemplo, gracias a los avances en materia de seguridad en las construcciones ahora es posible cortar de raíz cualquier factor que podría poner en riesgo la óptima conservación de edificios, puentes, estadios y más.

¿Qué proyecto tienes en mente realizar? sin duda es posible protegerlo de la corrosión sin tanto desembolse de presupuesto como podrías pensar a primera instancia.

Categorias: Mantenimiento

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X