9 DE febrero, 2018

 Diseño de estructuras metálicas: cómo combatir la humedad

 Diseño de estructuras metálicas: cómo combatir la humedad

Autor: MetalTec

Todos estamos familiarizados con los signos de humedad en los edificios: las manchas, los malos olores, las grietas en las paredes, etc. Sin embargo, muchos ignoramos el alcance que los efectos negativos de esto pueden tener en la estabilidad de nuestro edificio, ya que, si no se trata a tiempo, puede llegar a penetrar en las estructuras metálicas del mismo.

Como se mencionó anteriormente, los aspectos más visibles de la penetración de la humedad se observan en el hormigón. Este proceso es conocido como carbonatación y se produce al entrar en contacto la humedad, el agua y los gases que contaminan nuestra atmósfera.

¿Por qué es peligrosa la humedad en las edificaciones?

Cuando la carbonatación disminuye la basicidad del hormigón, las estructuras metálicas debajo pierden su protección y comienza el proceso de corrosión.

Permitir que las estructuras metálicas se expongan a la corrosión es peligroso ya que pierden la protección que les brinda el hormigón y tienen que soportar las condiciones climáticas por sí mismas, es decir, se vuelven más inseguras.

Un signo de que se ha llegado a este punto es la aparición de grietas en las paredes del hormigón, que facilitan el contacto del agua con el acero, esto se debe a diferentes causas, pero hay que tomar en cuenta, que la velocidad con la que se lleve a cabo este proceso dependerá de la humedad en el ambiente y de las particularidades de las diferentes épocas del año, siendo más común en las temporadas lluviosas y con grados más altos de humedad.

Por ello, es importante, en los procesos de construcción, asegurarnos en primer lugar, que nuestras estructuras metálicas estén debidamente protegidas por el hormigón y que cumplamos con las medidas necesarias para que la humedad no se propague hacia ellas.

Recomendaciones para evitar la corrosión en las estructuras metálicas

Muchos de estos aspectos se deben tomar en cuenta desde la concepción de la edificación por el ingeniero. A pesar de que es prácticamente imposible evitar por completo los efectos de la corrosión en las estructuras metálicas, existen ciertas medidas preventivas que se recomienda seguir:

Evita las grietas

Se considera grietas a cualquier circunstancia en que dos superficies se encuentren considerablemente cerca una de otra, y ya que se caracterizan por tener muchos elementos metálicos en estos espacios, son muy propensas a corrosiones.

Utiliza pinturas anticorrosivas

Cubre tus vigas metálicas con una capa impermeable que evite el contacto con el aire y el agua. Es recomendable como método preventivo, siempre y cuando no se hayan detectado grietas en la estructura, pues representa una solución relativamente económica.

Planifica la geometría de la estructura

Revisa que las edificaciones no cuenten con áreas que faciliten la acumulación de polvo y agua, que a largo plazo, pueden disminuir la basicidad del hormigón.

Protege tus estructuras

Recubre tus estructuras metálicas con materiales que tengan una reacción más resistente a las condiciones climáticas y otras sustancias. En ejemplo de ello es el acero galvanizado.

Opta por materiales como el acero corten

Utiliza materiales anticorrosivos para tu construcción como el acero corten. Este acero está diseñado de tal manera que su composición química le hace resistente a la corrosión.

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X