7 DE septiembre, 2017

Estructuras de acero: el caso de la torre latinoamericana

Estructuras de acero: el caso de la torre latinoamericana

Autor: MetalTec

* Este artículo fue originalmente publicado antes del 19 de septiembre de 2017. Ciertos datos han sido actualizados.

En Abril de 1956 se inauguró la Torre Latinoamericana. Hoy, más de seis décadas después, es uno de los principales edificios de la Ciudad de México y uno de los que más ha perdurado. La larga historia de la Torre es prueba innegable de la resistencia única de las estructuras de acero.

Al ser el primer rascacielos en una zona de alto riesgo sísmico, sirvió como precedente para explorar técnicas de construcción a prueba de estos fenómenos naturales. Después de seis décadas y  tres grandes terremotos, la Torre sigue en pie. ¿La razón de su permanencia? Es una estructura de acero.

El caso de la Torre Latinoamericana

La Torre Latinoamericana nació como un proyecto ambicioso. El Ingeniero Leonardo Zeevaert y los arquitectos Augusto H. Álvarez y Alfonso González fueron reclutados para planear lo que sería en ese entonces el rascacielos más alto del mundo fuera de Estados Unidos.

El problema al que se enfrentaban era tan grande como el alcance del ambicioso proyecto: la zona donde se construiría la torre era una de alto riesgo sísmico. Nunca había sido erigida una torre en tal superficie. A la fecha, solo otras cinco comparten el honor (dos de ellas en la Ciudad de México).Tanto por su ubicación particular, como por la frecuencia de sismos en la ciudad, el rascacielos necesitaba de un aislamiento sísmico nunca antes visto.

Después de un riguroso trabajo de investigación del subsuelo, se concluyó la proyección de cimientos que crearían un nuevo paradigma para la construcción. Gracias a su innovadora tecnología y empleo de una estructura rígida de acero, la Torre Latinoamericana se volvió un referente mundial para la construcción de rascacielos en zonas de riesgo sísmico.

Tres grandes terremotos han ratificado el gran logro que es el sistema de aislamiento sísmico de la torre. Su resistencia al terremoto del 57 le consiguió un premio del American Institute of Steel Costruction (Instituto Estadounidense de la Construcción en Acero) por ser el edificio más alto que jamás había sido expuesto a tal fuerza sísmica. Seis décadas después, resistió a los históricos terremotos de 1985 y del 2017.

El prestigio de la Torre Latinoamericana es innegable: es de los más altos y seguros edificios en México y el mundo. La hazaña que es su ingeniería sigue teniendo relevancia a medio siglo de su construcción y su tecnología anti-sismos todavía es utilizada en nuevas estructuras de acero.

Estructuras de acero y riesgos sísmicos

Las estructuras de acero se consideran las más resistentes a terremotos. Junto con la Torre Mayor y la Torre Ejecutiva Pemex (todas ellas en zonas de alta sismicidad como lo es  la Ciudad de México) la Torre Latinoamericana es una de las más resistentes y seguras a nivel mundial. Comparten, como común denominador,  el uso de acero en su construcción – como material principal en la Lationamericana y como reforzador en las otras dos.

Cuando una estructura es de acero, es más ligera, flexible y dúctil que si fuese construida con otros materiales. El construir una estructura de acero ofrece una significativamente mayor resistencia sísmica. Las propiedades del metal le permiten absorber la mínima energía y expulsarla, por tal razón la soporta sin sufrir daños irreparables.

Basta con voltear la mirada hacia Japón. El país, trágicamente vulnerable a desastres naturales sísmicos, confía en el acero como el mejor material para resistir el impacto de los fuertes terremotos a los que está expuesta la región. El empleo del acero en el país creció exponencialmente durante la reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial. Ahora es el material predominante para la construcción el el país.

Comparte

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X