2 DE febrero, 2018

Estructuras metálicas y pintura anticorrosiva: una relación infalible

Estructuras metálicas y pintura anticorrosiva: una relación infalible

Autor: MetalTec

El uso de pintura u otros revestimientos resistentes a la corrosión es un paso esencial en la finalización de las estructuras metálicas.

A través de un proceso de revestimiento, el acero es cubierto con pintura y otras sustancias con la expresa intención de protegerlo de la oxidación. Esta cobertura brinda una variedad de beneficios que le destacan entre las diversas medidas para evitar la corrosión en el acero.

¿Cómo funciona?

Primero, es necesario entender cómo se corroe el acero y por qué esto representa un riesgo.

La corrosión es causada por reacciones químicas que suceden cuando el acero entra en contacto con agentes en el aire, como el agua, la humedad y el oxígeno.

La corrosión es evidente a la vista. El color del metal cambia a tonos oxidados y su superficie se vuelve áspera. Más importante aún: pierde integridad y fuerza. Un metal oxidado no puede cumplir su función y pone en peligro a quien sea que lo use.

Lo que hace la pintura anticorrosiva es proporcionar una capa que protege al acero. El revestimiento, gracias a sus propiedades, es más resistente al agua y al aire y sirve de barrera para evitar que estos lleguen al acero.

Los procesos de aplicación son diversos – depende de las necesidades de la estructura en cuestión.

Los beneficios de la pintura en la construcción a prueba de corrosión

Larga duración

Cubrir acero con pintura anticorrosiva o algún otro tipo de revestimiento asegura extender su tiempo de vida lo más largo posible. La cobertura conserva el material y, en caso de que sea necesario, puede ser revestido.

Conserva integridad

Los agentes corrosivos dañan estructuralmente las edificaciones metálicas. Dejar que se corroan supone un riesgo enorme para su integridad. Para conservarlas en pie oir lo tanto, es necesario protegerlas de la corrosión.

Sencilla aplicación

El proceso es variado, sí, pero en esencia se reduce a pintar la estructura. No es cualquier pintura, obviamente: es necesario escoger materiales y desarrollar un proceso. El acto de cubrir con el revestimiento en sí es relativamente sencillo.

Fácil mantenimiento

El dar mantenimiento significa repintar cuando sea necesario. La dificultad del proceso se puede asemejar al recubrimiento inicial.

Estética

La pintura anticorrosiva suele tener pigmento en función de su propósito. Sin embargo, eso no significa que no pueda ser estético. El icónico color del Golden Gate Bridge, por ejemplo, es producto del material con el que fue revestido.

La pintura anticorrosiva – es y ha sido desde mucho tiempo – un recurso clave para la protección de estructuras metálicas.

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X