7 DE agosto, 2017

Evita la corrosión con la protección catódica

Evita la corrosión con la protección catódica

Autor: MetalTec

A veces se ponen limitantes al escoger materiales para un proyecto próximo. Muchas veces estos prejuicios de construcción puede hacer que pasemos por alto ventajas de un método o material. En México, en el área de estructuras, el acero ha sido dejado de lado a favor del concreto, en parte gracias a mitos que se tienen sobre este material y la hegemonía de ciertos actores sobre la industria. 

Uno de los principales mitos que se ha dicho en contra del acero, es que la corrosión ataca a las estructuras elaboradas con este material. Pero la realidad, es que esto es fácil de evitar para la ingeniería moderna. Los metales utilizados para la construcción llevan casi ya dos siglos recurriendo a la protección catódica.

¿Cómo funciona la protección catódica?

Como anteriormente se mencionó, existe el argumento de que el acero inevitablemente se corroe. Esta afirmación fácilmente es debatida: la ingeniería ha sabido sanar este problema desde hace ya bastante tiempo. A esta solución anticorrosión se le llama protección catódica.

Esta técnica ha sido usada en varias áreas en las cuales los ingenieros trabajan con estructuras de acero. Desde la náutica, la militar y por supuesto, las inmobiliarias y constructoras. La técnica, en construcción, básicamente funciona agregando un revestimiento al acero. Al hacer esto, los constructores están efectuado el método de protección catódica conocido como galvanización.Para una comprensión más a detalle de este proceso, puedes leer el siguiente artículo.

La galvanización

Este método de protección catódica, sin dudarlo, es el más usado. Consiste en aplicar una capa de zinc como revestimiento al acero. Básicamente, el zinc lo que hará será cubrir al metal y funcionar como esponja de los electrones que causan la corrosión. Así la estructura de acero, y los constructores, no tienen que preocuparse por que se deteriore el esqueleto de metal. Las ventajas de esto son evidentes ya que, por ejemplo, si la capa de zinc se daña; aunque el acero esté expuesto, la corrosión solo se localizará en el zinc. Así que, aunque la capa se maltrate, seguirá actuando como nodo para atraer a la corrosión.

Los beneficios de la protección catódica son muchos. En la industria de hoy en día, el método de galvanización sigue siendo la mejor manera de evitar la corrosión. Aplicada esta técnica puede durar  hasta 25 años de protección. Así que el mito de la corrosión no debe ser excusa para dejar de usar al acero en tu próximo gran proyecto

Comparte

Nuevo llamado a la acción
Deja un comentario

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

X